Muriendo en vida

Nunca habría sospechado que estaría en esta situación, jamás habría pensado que aquel amor me llevaría a esto, cuan ingenuo fui, el entregar el corazón no es bien visto por estos días, el amar ha sido devaluado a nada, nunca hubiese pensado que dejarías una herida tan grande en mi alma, ha sido un vacío constante, una agonía eterna, te has llevado gran parte de mi juventud.

He iniciado un par de veces, nunca he sido capaz de reiniciarme, capaz de olvidar, capaz de borrar el miedo que siento al ser yo, el pavor que siento por ser lastimado, no he sido capaz de volver a saltar a ciegas, esperando, confiando en que alguien me detendrá, el recuerdo del abandono siempre está; pensé encontrar el amor, su precio estuve dispuesto a pagar, no alcancé, he entendido que el dolor es la manifestación fallida del amor. ¡¿Dónde estás viejo yo?! ¡Te extraño! Extraño el cómo nos reíamos, el cómo éramos felices,  el cómo sin hipocresía mostraba una sonrisa, sin miedo a nada, sin pensar en las heridas.

Ahora camino sin rumbo alguno, preguntándome qué haré, qué podré esperar del mundo, de las personas que a mí se acercan, lo he intentado, por Dios que sí lo hecho, he rogado que se aparte de mí todo miedo, mis oraciones no han sido escuchadas. Y es que sí, las historias de amor sí existen, pero más vale no creer en ellas, no todos están dispuestos a vivirlas.

Por: Edson Andrés Londoño

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *