INICIO

Recuerdo aquel día, aquel perfecto y mágico día. Te conocí, en aquel preciso momento sentí como mi mundo colapsó, sentí como todo se venía abajo, tu sonrisa, tu cabello, tu piel, tu rostro, todo en ti era perfecto. Todo en ti era justo lo que había estado buscando.

Por mucho tiempo fui lo que tú también habías buscado, por mucho tiempo lo fui, por mucho tiempo fui aquello que jamás hubieses pensado, aquel suceso extraordinario que te ocurrió, por mucho tiempo fui tuyo, tú de mí, por mucho tiempo fuimos nosotros. El tiempo es mágico y desastroso, une y separa, alegra y entristece, que irónico es todo. Ahora con el recuerdo de todo lo que sucedió me confino a la soledad, al tonto imaginario del “qué hubiese sucedido si…”. En este rincón estoy viviendo ahora, esparciendo pedazos de corazón en cada  una de las letras que aún surgen por ti.